Dos sacerdotes amigos

Han fallecido recientemente dos sacerdotes amigos:

JJose-Montero-Vives-30_3_2004OSÉ MONTERO, de una familia super-numerosa de Motril. Un sacerdote de la vieja escuela, convivió con el que luego fuera Cardenal Cardijn. Fundador de la JOC en Granada. Gran conocedor del educador D. Andrés Manjón; en tesis doctoral argumentó que fue el primer pedagogo propiamente de la pedagogía activa. Impulsor de las Escuelas del Ave María.

Un hombre de Dios, dinámico, que siempre estaba proyectando planes para llegar al corazón del hombre de hoy y de mañana. Incansable catequista, dispuesto a charlar sobre la vuelta de tornillo necesaria en este tiempo en la misión de la Iglesia.

Recuerdo cómo llegó a planificar que los sacerdotes durante la procesión del Corpus repartieran octavillas sobre la esclavitud Infantil y las causas del hambre; “eso también es el Cuerpo de Cristo” decía; algunos consejos le hicieron desistir.

D. MIGUEL PEINADOUn par de semanas después ha muerto MIGUEL PEINADO, sacerdote que se forma primero en una familia granadina muy sensible al arte y la religiosidad; y más tarde en el mundo teología. Las sagradas escrituras y la traducción de la palabra de Dios al oído de la posmodernidad fue su preocupación durante muchos años. Luego pasó por el mundo de las parroquias, las vicarías, el trabajo con familias y laicos y sobre todo fue, como él mismo de describió, un apasionado de la iniciación cristiana.

En cierta ocasión cuando la prensa de PRISA se ensañó con el Movimiento Cultural Cristiano por difundir en la revista Autogestión las contradicciones de Polanco, Miguel se enfadó porque el párroco presente en la difusión se desmarcó diciendo que no sabía nada; “La Iglesia debe siempre estar con la verdad, no con el poder” afirmó en esa ocasión.

Dos hombres de Dios, volcados en la novedad de la misión desde la identidad de su sacerdocio. Con raíces en la Iglesia preconciliar supieron adelantarse a la evangelización y la iniciación cristiana en las siguientes generaciones.

Que el Señor los acoja y nos ayude a continuar su tarea de brozar el camino que otros habrán de ollar.

 

 

También podría interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *