EL CONGRESO DE LA MUERTE EN ANDALUCÍA

A final de octubre Sevilla acogió el IX Congreso de la FIAPAC (Federación Internacional de Profesionales del Aborto y la Contracepción), bajo el título: “Aborto provocado: consolidar la calidad y el acompañamiento”. Aquí es donde se planifica la muerte de los que no nacerán en nuestro país. La Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla han destinado dinero de los contribuyentes para que este centenar de asesinos se alojaran durante tres días en el hotel Meliá de Sevilla. Tuvieron una cena de gala y un espectáculo flamenco: así se celebra la muerte de millones de niños que se abortarán, ellos a este crimen le llaman técnicamente “fetolisis”. La Junta de Andalucía no ha tardado en declarar este congreso de Interés Científico-Sanitario por la Consejería de Salud  en resolución  02/03/2010. Esta es la clase política, sin moral, que nos gobierna, al servicio siempre de los que controlan la población a nivel mundial.
En el congreso intervino la ACAI: la asociación de clínicas abortistas, con sus expertos. La Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF) y la Sociedad Europea de Contracepción. En sus contenidos, entre otras lindezas, estudiaron el papel de las ONGs para “mejorar la calidad en los servicios de aborto de los centros públicos y facilitar el acceso al aborto de las mujeres jóvenes”, o sea, más manipulación de los jóvenes para que aborten sirviéndose de las Organizaciones No Gubernamentales. Asimismo hubo talleres sobre formación profesional a estudiantes y posgrado sobre cómo se practica un aborto; analizaron los aspectos médicos, psicológicos y “humanos” en los abortos tardíos, como si se pudiera ser humano mientras se practica un aborto. También analizaron la situación de Europa y Latinoamérica en aborto y contracepción.
No es de extrañar, que próximo a este congreso la que fue Ministra de Igualdad, Bibiana Aído nos mostrara que su forma de pensar está con los asesinos; que para esto y no para otra cosa ha existido este Ministerio.
Así se va imponiendo la cultura de la muerte, para la cual un ser humano  no es más que “material biológico desechable”. Es una “guerra de los poderosos contra los débiles”. Contra esta cultura de muerte luchemos con la mejor arma: la cultura de la vida, porque todo ser humano, desde su concepción hasta la muerte natural, tiene dignidad de ser humano. TODA VIDA HUMANA ES SAGRADA y los políticos tienen el deber de protegerla y no de financiar congresos asesinos.

También podría interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *