RECETA PARA DESMOVILIZAR UNA SOCIEDAD (II)

Aunque con algo de retraso; retomamos la receta que nuestro Habitante de la Noche nos dejó para ‘Desmovilizar a la Sociedad’. Una vez analizados los ingredientes, pasamos a analizar el modo de preparación de dicha receta. Este retraso, si algo bueno tiene, es que se ha podido comprobar cómo esa desmovilización se ha llevado a la perfección con los acontecimientos de los últimos meses aquí en España.

Pasos para su realización

1. La sociedad ha debido de estar al menos, tres años sumergida en una crisis económica, con niveles de paro, precariedad y pobreza difícilmente recordables.

2. Mientras se va pochando, le echamos poco a poco las subidas de impuestos y los recortes sociales.

3. Cuando veamos que está bastante pochada; cansada, asustada, impotente, desesperanzada, vamos añadiendo los casos de corrupción. Para no quemarnos, usaremos convenientemente los medios de comunicación.

En ese momento veremos que en la sociedad van apareciendo grupos que se organizan, ocupación de plazas públicas, y una gran cantidad de manifestaciones, huelgas y protestas; con todo esto conseguiremos una mejor sustancia, siempre que hagamos con cuidado los pasos siguientes.

15m

4. A la derecha, la haremos aparecer asustada desde el principio, enarbolando si cabe, el rancio miedo a los rojos.

5. La izquierda ha de aparecer ambivalente, aunque esto debemos salpimentarlo con pequeños gestos de simpatía hacia los nuevos antisistema. Con cuidado de no pasarnos.

6. De nuevo echaremos mano de los medios de comunicación, para dar altavoz a los grupos que parezcan más ruidosos, pero cuyos contenidos se reduzcan a la socialdemocracia de siempre. A ser posible, que tengan fuertes contactos con algún régimen bananero o similar.Felipe_Gonz_lez_Pablo_Iglesias

7. Sin perder tiempo, procuraremos invisibilizar cualquier propuesta verdaderamente transformadora y que cuestione seriamente al sistema capitalista. Para esto, siempre vendrá bien tener a mano la Ley electoral. Obligar a recoger firmas a los partidos sin representación, para poder presentarse a las elecciones, nos ayudará a que el plato no se nos estropee.

8. A la vez que los nuevos grupos comienzan a crecer electoralmente mantenemos los pasos 4 al 7. Veremos como el caldo de las movilizaciones callejeras empieza a reducir de forma conveniente.

9. En un par de años o así, el citado caldo habrá reducido por completo. La sociedad estará totalmente desmovilizada.

Solo nos queda emplatar añadiendo algún perejil de polémicas estéticas para mejorar la presentación; y ya tenemos un sustancioso plato que nos tendremos que comer entre todos, sí o sí.

 

También podría interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *