UNICEF y OIT: COMPLICES DE LA ESCLAVITUD INFANTIL.

Paro y Esclavitud infantil:
crímenes políticos que crecen a la par.
El Lunes 16 de abril celebrábamos el Día Mundial contra la Esclavitud infantil porque ese día de 1995 asesinaban al niño esclavo y liberador de esclavos: Iqbal Masih. Una campaña lanzada por el Movimiento Cultural Cristiano desde  un año después del asesinato y que ya no podía ser silenciada más tiempo. Televisión, radio, prensa escrita, digitales, redes sociales, etc. Y a pesar de estos “fuegos artificiales” se silenciaron tres elementos fundamentales:
        Mientras haya Esclavitud infantil seguirá habiendo Paro. Esto no se dijo, y es uno de los hechos más contundentes. 400 millones de niños esclavos, mientras 1600 millones de adultos sufren el paro o la exlotación laboral. Y la causa de esta criminal paradoja son las empresas multinacionales que deslocalizan su producción a paises del Sur.
        Vivimos un sistema económico cuyo motor es el lucro y el afán desmedido de ganancia. Y le conviene utilizar mano de obra infantil (más dócil, sin capacidad de sindicarse, etc.) en vez de adultos.
        Tampoco se dijo ese día que UNICEF es complice de esta guerra contra la infancia. Son un escándalo: su burocracia, sus sueldos millonarios, hoteles de lujo en paises empobrecidos, y sobre todo sus alianzas en campañas con grandes empresas esclavizadoras de niños. Y otra mentira que nos contarán es que la solución a la esclavitud es apadrinar niños. Perpetuando así la esclavitud y el empobrecimiento de estos niños y sus familias. Iqbal Masih no puso un comedor, montó una escuela y su sueño era llegar a ser abogado para defender a los niños esclavos de sus verdugos. No tenía nada que ver con UNICEF.
Ahora que se acerca el 1º de Mayo, hay que gritar que el Paro y la Esclavitud Infantil son crímenes políticos y laborales contra la humanidad que crecen a la par, se retroalimentan. Por ello la respuesta debe ser en el plano político y sindical y con una opinión pública favorable a erradicarlos. Partidos políticos y sindicatos no quieren acabar con ellos.

El 16 de abril y el 1º de Mayo son de la sociedad, son de los pobres. Son días contra las multinacionales esclavizadoras de la infancia y explotadoras de sus padres. Días contra los sindicatos mayoritarios. Días contra Unicef. Días contra los medios de comunicación del poder, siempre vendidos a los grandes. El 1º de mayo, algunos, lo pervirtieron. Hoy los grandes quieren robar el 16 de abril a los empobrecidos.
¡Arriba los pobres del mundo!
Antonio J. Sánchez

También podría interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.